Buscar
  • Bernardita Maturana

¿Por qué BM Diseño Publicidad?

Actualizado: mar 6


Cuando estaba en cuarto medio y decidí que quería estudiar Diseño, mi mamá me decía que siempre fui muy creativa, buena para el dibujo y detallista, así que le hacía mucho sentido mi elección.


Siento que siempre lo tuve súper claro… No recuerdo haber pensado en distintas carreras para definir la que haría para toda la vida. En ese entonces uno se jugaba la vida a los 17 años pensando que si estudiabas X, te tenías que dedicar a eso toda tu vida sin dar pie atrás. Obvio que no es así.


No fue difícil saber que quería estudiar Diseño Gráfico. Tampoco me costó decidirme dónde. La verdad es que mi madre tenía pocos recursos y lo hice en un centro de formación técnica (Al final fue mi madrina quien costeó mis estudios). Habría querido hacerlo en alguna Universidad Pública, pero tampoco me dio el puntaje. Yo era un ser de formas y colores, no de estudios…


Cuando estaba estudiando, me comparaba mucho con mis pares. Yo soy una mina muy responsable, crítica y detallista. Siempre me fue bien por eso. Pero tenía unos compañeros que eran más porros, que iban cuando querían a clases, que me pedían los cuadernos, etc… ¡Y que eran secos! Hacían unos trabajos maravillosos y creo que me fui minimizando. Esto comprueba que todos tenemos algún talento y ser aplicados no es necesariamente sinónimo de éxito. No valoraba mi oficio a pesar de que tenía buenas notas. Y así fue como no me atreví a hacer mi práctica en una agencia de diseño y preferí hacerlo en una empresa haciendo un trabajo más técnico en el que me sentía más segura, pero menos creativa. No opté por tomar desafíos que me llevara a crecer y superarme más. Finalmente, la única que no se validaba era yo misma.


Con los años decidí estudiar publicidad porque como diseñadora no estaba ganando mucha plata (claro, yo no me la había jugado por ello) y eso hice. Estudié en la noche porque trabajaba en el día. Era la matea del curso y me fue bien (de nuevo). Me cambié de pega, aprendí un montón y puse todo mi expertice de diseñadora en esta nueva carrera y mis posteriores trabajos. En definitiva me hice una profesional de tomo y lomo en el área del Marketing (pasando por diseñadora, ejecutiva, analista, product manager y jefa de departamento). Trabajé 25 años de mi vida en ello y salí de la última compañía donde fui Jefa de Marketing más que orgullosa del mi desempeño. Me fui feliz y siempre recuerdo esa experiencia como mi consolidación como profesional.


¿Por qué me fui si estaba tan feliz?


Nació mi única hija a mis 43 años y la verdad, no veía otra opción en mi vida que estar a su lado. Como siempre, seguí siendo matea y me la jugué todo por el todo por ella. Dejé la buena pega, la buena plata y con mi marido apoyándome nos embarcamos en este nuevo mundo de la mapaternidad. ¡Uf!… eso da para escribir un libraco.


Siempre supe que nacida mi hija, podría independizarme y hacer lo que más me apasiona en la vida… diseñar. Cuando le comenté esto a un conocido mío que era emprendedor me dijo: “La maternidad no es un buen momento para independizarte” Me dejó ¡Plop! y me desanimé (un rato no más). Yo, porfiadita, seguí adelante y a penas me tocó volver de mi post natal, renuncié. Ya tenía mi campaña de comunicación lista para lanzar en mi nuevo perfil de Instagram para empresa con nombre y todo. Así nace BM DISEÑO PUBLICIDAD. Nada de achicarme.


Como disfruto tanto el diseño, lo hice toda mi vida en forma paralela a mis trabajos estables. Siempre “pitutié” como se dice coloquialmente. Todos mis conocidos que iban emprendiendo, me conocían como diseñadora y me encargaban sus proyectos. Por eso lanzarme a la piscina fue algo que empecé a cocinar años atrás. Se podría decir que me tiré con flotadores… jajaja.


Lo hice, y en eso he estado hace 3 años. Con las horas que mi hija me deja para trabajar. Mi emprendimiento crece en la medida que ella lo hace y se hace más independiente.


Amo a mis dos hijos y quiero crecer con ellos.


Desperté



El año pasado Chile despertó y yo también. Pero comencé a hacerlo antes, en abril cuando me inscribí en Fundadoras liderada por Lorena Gallardo. Fue en esta red de emprendedoras donde encendí las primeras luces para ver todo lo que tenía dentro para entregar. A esta experiencia, sumo lo que he descubierto leyendo el libro de Marcelo Borlando “Libera tu Superpoder” donde anoche hice más click todavía y seguí despertando. No creo que haya terminado mi "despertar"... Espero seguir sorprendiéndome toda la vida con nuevas formas de hacer las cosas.


Nunca es tarde para aprender, para avanzar, para mostrar ese valor que solo tú tienes. Siento que tengo un tremendo futuro por delante y que sí, hay un montón de diseñadores excelentes, talentosos, premiados por todo el mundo, pero hoy ya no me siento inferior, me siento DIFERENTE.


Soy una diseñadora que tiene conocimientos técnicos, estratégicos y buen manejo de herramientas para lograr que tu marca conecte con su objetivo. Pero ante todo soy una gozadora de lo bello. Como dice mi marido: “A ti te gustan las cosas lindas” Cuánta verdad hay detrás de las personas que te aman. Sí, trabajo con mucha intuición. Parto con lo que se ve bonito, armónico, equilibrado y llamativo. ¿Subjetivo? Sí... Pero después hago los ajustes necesarios apegándome (un poco) a lo objetivo y científico del diseño.


Para mí no todo es ciencia, también es corazón. Eso que resuena en tu interior. Quien conecte con estos valores, sentirá que soy yo la persona que la o lo acompañe en el camino de construir la imagen de su marca para destacar entre la multitud.


Esta es solo una forma de aportar a que este mundo sea uno más lindo.


Te deseo un día con más corazón y menos ciencia.


Berni


#diseño #diseñadora #intuición #belleza #armonía #equilibrio #bmdiseñopublicidad

BM Diseño Publicidad

Santiago - Chile