Buscar
  • Bernardita Maturana

Guía práctica: Encontrando el nombre de mi marca (o emprendimiento)


Un elemento más y no menor del proceso de construcción de la identidad de tu marca es el naming (llamado así en el mundo del branding). Elegir el nombre de tu negocio es casi tan importante, complicado o fácil como buscarle el nombre a un hijo. Muchas personas alguna vez dijeron, cuando tenga un hijo le pondré así, pero otras ni siquiera sabían que tendrían un hijo y ahora le tienen que buscar nombre y podría darles lo mismo o bien querer que ese nombre sea el mejor.


¿Qué tipo de nombre es “mejor”?


Lo mejor es un poco subjetivo porque depende de cómo mira el mundo cada persona. Por lo mismo aquí te dejo una guía práctica en buen chileno (ya te he contado que no quiero marearte con formas de hablar tan técnicas) para que lo entiendas y lo puedas llevar a la práctica.


Unos funcionan mejor que otros, pero al final, la decisión está en ti.


Desde la guata:

Esto quiere decir que el nombre de tu empresa es ese nombre amado, que resuena en tu interior, conecta contigo y te representa 100%. Pudiste haberlo querido siempre para algo tuyo. Te recuerda a alguien importante y además es coherente con lo que estás vendiendo. Es decir, es más visceral y subjetivo.


Súper creativo:

Eres capaz de darte mil vueltas hasta encontrar ese nombre super-hiper cool. El que a nadie se le ha ocurrido antes. Brillará por sí solo y será realmente memorable. Cualquiera que lo escuche o lea, lo recordará muy fácil después. Estará muy conectado con tu negocio pero de una forma original.


Funcional:

A simple vista podría llegar a ser FOME, jajaja, que no es lo mismo que MALO.


En el mundo del emprendimiento viene súper bien que el nombre de mi empresa, contenga una o dos palabras descriptivas del negocio. Estas palabras serían equivalentes a las que utilizaremos en nuestro dominio. Es decir, la dirección web de nuestra empresa. Porque es más barato. ¿Por qué? Ahora te lo explico:


Por ejemplo, el nombre de mi empresa es BM DISEÑO PUBLICIDAD, el nombre contiene dos palabras que describen mi negocio. Yo entrego servicios de diseño y publicidad. Además mi dominio (dirección web) es www.bmdisenopublicidad.cl. Todo calza, quien me busque en Google me encontrará más fácil en forma orgánica (es decir, sin pagar) que si el nombre de mi marca fuera WOW! Suena choro, pero para el buscador de Google ¿qué tiene que ver la palabra "wow" con una agencia de diseño? NADA, por lo tanto no lo considera y me va poniendo por debajo de otras empresas que prestan los mismos servicios que yo y voy perdiendo oportunidades de venta. A no ser que le pague mucha plata a GoogleAds por un anuncio que esté entre los 3 primeros lugares. Cosa un poco difícil en el mundo emprendedor.


Vaya si te dejé un desafío: elegir cuál será tu camino. Decidir por un “tipo” de nombre.



¿Cómo elijo el nombre?



Algunas consideraciones para la elección del nombre de tu marca son:


  1. Haz un listado de cientos de nombres antes de decidirte. Busca sinónimos de lo que haces, traducciones a otros idiomas que tengan algún significado ad hoc. Es increíble que mientras más opciones tengas, se te va aclarando la película para luego quedarte con los top (para ti) y luego cortar el queque.

  2. Rimas, dichos, refranes, canciones, películas y libros pueden ser fuente de inspiración.

  3. Que sea fácil de leer y pronunciar. Es decir, que no tengas que dar explicaciones al momento de decirlo. Que con una sola pasada quede claro. En este caso hay que tener mucho cuidado con las palabras en inglés u otro idioma que no están en el colectivo de la gente. A no ser que tu grupo objetivo sean personas que se manejan en esa lengua.

  4. Memorable. Que tu audiencia lo recuerde.

  5. ¡Que no exista! Date vuelta internet buscando si existen empresas con ese nombre o no. Una lata que te tires a la piscina y de pronto te encuentras con alguien que hace lo mismo que tu y lleva tu mismo nombre.

  6. Métete a www.inapi.cl (Instituto Nacional de Propiedad Industrial) que es donde se registran las marcas. ¿Has escuchado hablar de marca registrada? Bueno, es eso. Si creas una marca y no la registras, a cualquier otro se le puede ocurrir tu mismo nombre para vender lo mismo o algo parecido, va y lo registra. Ahí no tendrás pito que tocar y no te quedará otra que buscarte un nombre nuevo porque este sujeto tendrá facultades legales para pedirte que no lo uses. No es menor. Además hay que tener cuidado con los nombres genéricos porque algunos no son registrables. En esto te pude asesorar un/a abogado/a que se especialice en el tema. Si necesitas ayuda te dejo el contacto de Constanza Villalobos, abogada que orienta en todos los aspectos legales a empresas y emprendimientos. La encuentras en su Instagram @alphaprima o en www.alphaprima.cl

  7. Cerciórate que puedas usar el nombre de tu empresa como dominio de tu web también. Lo que te comentaba más arriba. Por ejemplo, “Tu Marca” debería tener el dominio www.tumarca.cl. Para ello anda a www.nic.cl y consulta online si está disponible. Es muy fácil.



Espero de corazón que esta información te ayude un poco a encontrar el nombre de tu marca. Estos tiempos que estamos viviendo tan sobrenaturales, en que algunos podemos estar en casa (espero que tú también), podrían abrir la mente para pensar en todo lo que tenías pendiente y empezar a darle forma. Avanza en tu nombre, que pronto saldrá el sol y podrás concretar este sueño.


Y si tu negocio es full online… ¡No esperes ni un segundo más y ponte a trabajar! Ahora es el cuando.


Si leído esto te mareaste y prefieres que te ayude. Escríbeme a diseno@bernarditamaturana.cl y coordinemos una entrevista virtual ;-)


Te mando un gran abrazo digital y las mejores vibras. Mucha fuerza con tu día a día.


Berni




#naming #nombre #marca #creatividad #funcionalidad #memorable #asesoría #emprendimiento #emprendedores #pyme #pregúntaleaberni #siemprepositiva #estoybienhoy #tiemposdecoronavirus

48 vistas

BM Diseño Publicidad

Santiago - Chile