• Bernardita Maturana

Cuando los tips ya no son suficientes


Según mi forma de ver el mundo, siempre digo que todos los tips que te pueden dar en cualquier orden de cosas, son siempre para hacerte una idea, para dar el puntapié inicial, esa “noción” de algo que no conoces, de lo que no sabes.


Es lo que tomamos cuando andamos buscando desesperadas respuestas para solucionar alguna situación incómoda en nuestro diario vivir. Con el fin de probar y ver si nos funciona a nosotras.


En el mundo de construcción de las marcas pasa lo mismo, por supuesto.


Muchas veces, he dado y me han pedido tips para hacer algún diseño X. Te soy sincera de que sí, los he dado. Pero luego de eso, vienen otras preguntas, y más y más, que se dan sobre esa primera solución rápida. Mi teoría es que esas preguntas surgen, porque de verdad la otra persona ya no necesita un tip, porque ya no está en la fase cero donde no tiene nada. Se da, porque del otro lado se necesita una solución mas profunda, que responde a las necesidades únicas de su experiencia.


Es ahí cuando la respuesta se transforma en esa palabra famosa que todos odiamos a veces: DEPENDE.


Y claro, la odiamos porque queremos resolver una necesidad haciendo solo una pregunta y que esta arroje una respuesta ¡nada más! Lo queremos todo rápido. Soluciones flash.


Querida, te cuento que si ya estás en un lugar donde el escenario es más complejo por ser solo TÚ escenario, no el de la masa, los tips ya no sirven y necesitas una guía hecha a tu medida.



Entonces aquí se asoma una de esas decisiones incómodas que nos carga tomar porque queremos que otro lo haga por nosotras y de forma exacta para lograr ese “éxito” que tenemos en mente.


¿Te cuento algo? Para mi no hay camino correcto ni incorrecto, todo depende (de nuevo jajaja) de tu objetivo, de donde quieres llegar. Y ese no será malo, ni bueno, solo será tu ruta.



 


Y mientras escribo esto, siento como si estuviera hablándome a mí. Porque muchas veces he creído que los caminos que toman otros, son los que debería tomar yo con mi marca. Y luego vuelvo a mi centro de nuevo y recuerdo que yo no sé cuál es la meta de las millones de marcas que hay a mi alrededor. Y si las supiera, tampoco tienen que ser las mías. Por eso la base estaría en escuchar lo que realmente queremos para nuestros negocios, y teniendo eso muy claro, tomar acciones que nos lleven ahí.



Pregúntate


¿Entonces cuáles son todas esas preguntas que tienen respuestas variadas dependiendo de nuestra meta? Algunas pueden ser estas:


  • ¿A qué velocidad quieres ir? Rápida, lenta, moderada.

  • ¿Puedes pujar la demanda de lo que entregas y tener una respuesta satisfactoria para tus clientes?

  • ¿Cuándo quieres empezar? La próxima semana, el próximo mes, en un año.

  • ¿Con quién vas? Puedes contar o necesitar un equipo de personas o estar sola.

  • ¿Para quién haces lo que haces? Dónde están esas personas, cómo son, cuánto tiempo te toma que lleguen a comprarte.

  • ¿Cuánto dinero tienes para invertir en dar a conocer tu negocio? Ya sea pagando a una agencia que gestione tu marketing, o que tu misma hagas campañas de email mkt, Facebook Ads, Google Ads, alianzas, colaboraciones.

  • ¿Cuánto tiempo tienes para dedicarte a producir, vender, marketear, comunicar tus productos o servicios?

  • Y pueden haber más, que si las tienes en la punta de la lengua, me haría muy feliz si me las compartes respondiendo este post.



gif


Ejemplos


Todos tus resultados dependerán de las respuestas que le des a esas preguntas. Cada respuesta depende de otra. Por ejemplo:


Si hoy se te ocurrió una idea y la quieres ejecutar mañana, estoy segura que tendrá resultados distintos a los que podrías obtener con una idea que tardaste un mes en poner en marcha. Con esto no quiero decir que el resultado será malo o bueno, eso depende de lo que tú quieras lograr.



En mi campo, el de ayudarte a que la imagen de tu marca proyecte lo que es y su diferencia con otras, a través de la comunicación visual, te he dicho alguna vez:


Usa hasta 3 colores, no pongas tal color sobre este otro, usa hasta 3 tipografías en una misma gráfica, no te pases de los márgenes, etcétera, etcétera, etcétera.

¡Pero OJO! que no es porque esa sea la única forma de mostrar un contenido, en el diseño no hay reglas, solo que no todas las personas son diseñadores y por tanto no logran transmitir lo que tienen en mente en una pieza gráfica, ¡para eso existimos los diseñadores! jejeje. Esos tips, te ayudarán a salvar una situación y lograr que algo se vea ordenado y legible, pero no necesariamente es algo pensado para representar todo lo que tu marca es y desea transmitir. Por ejemplo:


¿Qué pasa si tu marca es loca, rupturista y arriesgada? Lo más probable es que en su comunicación veamos muchas reglas quebradas, tal ves sus flyer sean difíciles de leer, con combinaciones de colores estridentes y molestosas a la vista, pero lo serían con una intención detrás, la de mostrar ese quiebre con lo establecido.


Entonces esos tips que te mencioné, no sirven. ¿Me logro explicar mejor? Espero que sí.


Así que cuidado con seguir a las masas porque algo se puso de moda, o decirnos a nosotras mismas "como todo los hacen, entonces a yo también" Si no está en línea con tus objetivos, es mejor que elijas libremente ese camino por el cual transitar para posicionar tu marca en la mente y corazón de las personas a las que quieres entregar su valor.


¡Por más marcas memorables!


Un abrazo grande,


Berni


#tipsdemarca #marcasmemorables #encantadorademarcas #construyendomarcas #identidadvisual

21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo