Buscar
  • Bernardita Maturana

¿A quién le creo?

Actualizado: may 22



¡Ullulluy! Estamos invadidos de información. Muchos gurúes, líderes de opinión, influencers, master en ventas, marketing, branding, etc, etc, etc… ¡Podría seguir enumerando a tantos!


¿A quién sigo? ¿A quién le creo?


Yo he estado igual que tú. Me he comido muchos cursos, talleres, seminarios y más… (Y lo seguiré haciendo). Y en algún momento me vi completamente paralizada porque lo que dice uno es lo contrario a lo que dice el otro y entonces no sé qué hacer.


Mi conclusión: todos han servido de alguna manera a formar MI VERDAD.


Soy una convencida que verdades existen como seres humanos en el mundo. Por eso mi solución a esta disyuntiva fue hacerme mi propia opinión acerca de las cosas y hacer mías solo las que resuenan con MI forma de ver el mundo.


Personas totalmente opuestas han tenido los mismos resultados transitando por caminos diferentes.



Hace poco estuve en un seminario de ventas dictado por Alberto de la Fuente donde nos dio varios tips rompedores de las estrategias que aprendí antes y después del año 2.000 y que todavía se enseñan en las Universidades. Y tiró por la borda el análisis FODA, las 5 fuerzas de Porter y las 4P (que hasta hace unos años ya son las 7P).


Claro que Porter escribió libros que ganaron premios después de haber trabajado e investigado duramente en su tiempo. Y de alguna forma su base se puede seguir aplicando pero con ajustes al presente. Todo cambia y no podemos avanzar con fórmulas antiguas si la sociedad cambió. Nosotros cambiamos.


Te voy a compartir algo que me hizo sentido, de la experiencia de Alberto en el mundo de los negocios:



NO VENDAS


Se refiere básicamente a no perseguir por ofrecer tus productos o servicios, sino más bien por interesarte en lo que necesita el otro para ofrecer tu AYUDA y dar una solución a lo que esa persona anda buscando, si es que está dentro de tus posibilidades dársela.

No vender por vender. No atosigar.


Observa… Aléjate y observa. Piensa… ¿Qué busca esa persona? (que podría ser tu cliente)…


¡Oh! Se ha interesado en algo y te pregunta… Tú, sin acelerarte ni disparando como ametralladora toda tu oferta, interésate por su DOLOR, su PROBLEMA y ponte en su lugar. EMPATIZA con él o ella y demuéstrale CONFIANZA. Que no te vea como un cazafortunas, que te vea como alguien que vino a ayudarle: como un AMIGO en ese momento.


Puedo decir que estoy de acuerdo con esta forma de vender, pero agregaría lo siguiente: Sé sincero/a, no te hagas el amigo o amiga solo por interés. Si amas lo que haces, entonces que tu interés sea genuino.



NO SEGMENTES


Aquí muchos dirían que este señor está loco. Pero tranquilos… Vamos por parte.


Si estás comenzando un emprendimiento y recién te estás abriendo camino a vender tus productos o servicios ¿Por qué dejar de vender a un grupo de personas que puede sumar a tu venta?


Él lo ejemplificaba en un juego de dardos...



¿Has jugado alguna ves al tiro al blanco? Bueno, imagina que tu cliente ideal está en el círculo del centro. Dime cuánto te demoras en acertar en el blanco que te da 10 puntos… ¿1 de 10, 15 o 20 intentos?


¿Qué pasa si vas sumando a tu caja chica los dardos que cayeron en los círculos exteriores y te van dando 5, 3, y hasta 1 puntos? No está mal para empezar ¿cierto?


También complementó que esta fórmula está bien para partir. Que es normal considerar que en el tiempo y crecimiento de tu negocio puedes ir afinando tu puntería y ver oportunidades que te sean más rentables en un grupo de clientes más pequeño y que al final te signifiquen más venta que estar destinando esfuerzos a tantos flancos. Esta decisión te la dará solamente la experiencia.


La verdad es que este conferencista habló de varias cosas por 4 horas. Yo decidí dejar algunas fuera porque no conversan con mi forma de hacer las cosas, pero no por eso creo que esté equivocado, solo tomo lo que le da valor a MI MARCA.



BONUS


Y un último tip que le he escuchado en esta charla y a todos los gurúes contemporáneos es:


“El centro de todo tu negocio no eres tú, ni tu producto, ni tu servicio… EL CENTRO ES TU CLIENTE. Es él quien tiene que creerte. Sin confianza, no hay venta."

Recuerda que yo te comparto estos datos porque a mí me hicieron sentido. Yo no soy gurú, ni estoy aquí para decirte cómo TIENES que hacer las cosas. Solo escúchate y toma aquello que resuene con tus valores.


Si quieres que te ayude a conectar con tu cliente desde la imagen que proyecta tu marca, escríbeme a diseno@bernarditamaturana.cl y hablemos de tu emprendimiento.


Un abrazo,


Berni

15 vistas

BM Diseño Publicidad

Santiago - Chile